El mentoring es un conjunto de prácticas educativas que involucran a una persona que sabe (mentor) y una que no (mentoreado). Engloba términos como asesoría, consejería y coaching, por lo que puede transmitir conocimientos adicionales a los ofrecidos el ámbito académico. El mentoring es un tema extenso y abarca diferentes enfoques. Aquí te presentamos 6 clasificaciones que puedes implementar en tu empresa.

1. Mentoring formal e informal

En el primero, la relación entre los participantes es preestablecida por la institución y es regida por un proceso a seguir y un objetivo. Los programas de capacitación empresarial son un ejemplo de él.

Por otra parte, el mentoring informal es establecido entre los participantes sin líneas a seguir ni evaluación; ambas partes (mentor y mentoreado) determinan los tiempos y procesos de forma interna. El mejor ejemplo de este tipo es la relación establecida entre líder y colaborador, donde el primero instruye al segundo de forma tácita durante el día a día de sus actividades para que desarrolle nuevas habilidades y competencias.

2. Peer to peer (entre pares)

Para esta clasificación se establece una relación entre personas del mismo rango (grado escolar, cargo, edad); consiste en aportar el conocimiento propio para complementar al compañero. Dicha relación permite compartir habilidades y conocimientos de forma horizontal, es decir sin formalizar los roles de mentor y aprendiz.

Esta práctica es ya una tendencia en el ámbito académico, sin embargo ofrece excelentes oportunidades de innovar la capacitación de líderes al interior de las organizaciones.

3. Mentoría exprés

Este modelo es regido por la fugacidad de encuentros informales entre el mentor y el mentoreado. Debido a su naturaleza, no hay una relación de seguimiento, pero sí se logra transmitir el conocimiento. Los eventos de networking o las interacciones en congresos y conferencias son un ejemplo de mentoría exprés.

Te puede interesar: Plan de Capacitación. Cómo hacerlo en 7 pasos

 

4. Reverse mentoring (a la inversa)

En este proceso el aprendiz retribuye con conocimiento o perspectiva generacional al mentor. Mientras en el mentoring peer to peer el aprendizaje se desarrolla entre dos personas del mismo nivel, en el modelo de mentoría a la inversa se propicia la interacción entre individuos de roles diferentes, lo cual nutre aun más el proceso de aprendizaje.

5. Mentoría grupal

Se trata de la relación establecida entre el mentor y un grupo de personas que participan en un mismo proyecto o interés en común. En este proceso no se establecen relaciones individuales, el mentor se dedica a lograr el bien común del grupo.

La consultoría externa para lograr proyectos específicos o adquirir nuevos conocimientos de ciertos temas es un ejemplo de esta clasificación debido a que, generalmente, se concretan reuniones presenciales o virtuales para dar seguimiento a proyectos, explicar nueva información y resolver dudas al respecto.

6. Cross mentoring

Consiste en el intercambio de mentores y aprendices. Aunque es más propio del sector educativo, en el ámbito organizacional puede darse al “prestar” colaboradores entre áreas para que éstos conozcan las prácticas y procesos de otros departamentos que influyen en su trabajo o al intercambiar profesionales entre dos oficinas de diferentes países o regiones.

¿Tu empresa implementa algún tipo de mentoring?

Complementa la estrategia con un programa de desarrollo de habilidades blandas y liderazgo.

¡Contáctanos!