Las habilidades blandas son aquellas que impulsan la inteligencia emocional. También llamadas soft skills, habilidades transversales o socioemocionales, enfocadas en desarrollar ciertos valores y rasgos que fomentan la comunicación y la relación efectiva de una persona con aquellas que le rodean.

Las actividades productivas han experimentado una transformación radical durante el último siglo: desde la incorporación de tecnologías de la información, hasta nuevas formas, ambientes y modalidades de trabajo. Las nuevas generaciones requieren desarrollar habilidades blandas a temprana edad para satisfacer esas demandas, algo que difícilmente se ha contemplado dentro de la enseñanza tradicional en las escuelas.

Te puede interesar: La teleformación, vía de escape de la cuarentena.

La tendencia en el mundo laboral es encontrar personal especializado, particularmente en el sector tecnológico; aunque todas las industrias requieren de talento adecuado dotado con habilidades socioemocionales, tales como:

  • Trabajo en equipo.
  • Empatía.
  • Adaptación.
  • Resolución de conflictos.
  • Comunicación, entre otras.

Estas capacidades, también pertenecen a las llamadas habilidades siglo XXI, cuyo desarrollo se está impulsando desde el sector económico a nivel internacional.

Un estudio realizado por LinkedIn en Estados Unidos a 291 directores de recursos humanos, concluyó que para los reclutadores es fácil encontrar a personas con conocimientos en sus áreas de especialidad; sin embargo, la tarea se complica al ahondar en esos perfiles en busca de personal adecuado con las habilidades sociales necesarias para cumplir eficazmente con las tareas que demandan los puestos laborales actuales como:

  • Tolerancia a la frustración.
  • Creatividad y proactividad.
  • Flexibilidad y adaptabilidad.
  • Disposición hacia el aprendizaje

Las habilidades antes mencionadas, así como la gestión efectiva de tiempo, el manejo de estrés o el liderazgo, son importantísimas para los trabajos del presente, para las carreras del futuro, y por lo tanto para el desarrollo académico de cualquier estudiante.

No sólo el desempeño en las escuelas mejora debido a ellas, de igual manera hará mucho más fácil su progreso y adaptación a nuevos ambientes y formas de estudio.

¿Cómo fomentar las habilidades blandas?

Si bien estas aptitudes responden a valores que pueden desarrollarse de manera empírica, es necesario fomentarlas desde temprana edad dentro de cada uno de los salones de clases.

Esta forma de enseñanza utiliza la implementación de robótica educativa para reforzar conocimientos científicos de programación e ingeniería (aspectos técnicos útiles y necesarios para los empleos del futuro), al tiempo que fomenta el trabajo en equipo y la resolución de problemas por cuenta propia del estudiante, además de estimular la creatividad.

La metodología de “aprender haciendo” hace que los estudiantes encuentren más de una solución a un solo problema, con lo cual se impulsa su espíritu innovador y autosuficiente.

Te puede interesar: Ventajas de usar una plataforma LMS en la formación de tu empresa.

La necesidad de tener una mejor preparación que brinde las herramientas necesarias para el mundo laboral actual ha quedado de manifiesto incluso en las políticas de educación pública, con el objetivo de que los profesores estén eficazmente capacitados para integrar la enseñanza de ese tipo de habilidades a los planes curriculares.

En este sentido, CognosOnline acerca el mejor material docente en educación a través de CrossKnowledge brindando capacitación mediante modelos sencillos específicamente diseñados para cada grado de estudios y acordes a sus objetivos de negocio.

 

En CognosOnline contamos con asesores que resolverán sus dudas y le explicarán cómo equipar sus aulas y preparar a sus docentes para impulsar el desarrollo de las habilidades blandas en cada uno de sus estudiantes.

¡Contáctenos!

En CognosOnline somos expertos en e-learning en Latinoamérica.