¿Quieres implementar cursos virtuales en tu institución y no sabes cómo hacerlo? En este post te contaremos cuáles son los pasos a seguir para desarrollar un diseño instruccional efectivo.

Una de las reglas por excelencia para desarrollar cualquier curso es tener un paso a paso que permita abordar las asignaturas desde lo más básico hasta lo más complejo. Seguir un proceso para el desarrollo de un curso es tener una guía que garantice mayor calidad en la metodología y los contenidos, y mejor experiencia para el docente y los estudiantes.

¿Qué es el diseño instruccional?

Es aquí donde queremos hablarte del diseño instruccional o DI. Esta es una expresión que viene del inglés ‘instructional design’ (ID) y que va a permitir establecer unas fases de desarrollo de los cursos para obtener mejores resultados tanto en la implementación como en la práctica. En otras palabras, el diseño instruccional es un proceso cuidadosamente estructurado, que se planifica con el fin de llevar a cabo cursos virtuales y presenciales de forma exitosa. A través de un diseño instruccional se pueden crear módulos, unidades, cursos y diferentes recursos pedagógicos que sean de interés para la metodología del docente.

Características del diseño instruccional

El diseño instruccional está pensado en 4 fases fundamentales que se llevan a cabo durante el proceso de desarrollo del mismo:

  • Diseño: Durante esta etapa se define la estrategia instruccional a desarrollar, y se planifican las actividades y las evaluaciones, además de identificar los recursos tecnológicos que se utilizarán.
  • Desarrollo: Como su nombre lo indica, en esta fase se desarrolla todo el material instruccional. Se elaboran las actividades, las evaluaciones y los contenidos que hacen parte del curso o programa.
  • Implementación: En esta instancia se pone en práctica todo lo anterior. Se entregan contenidos y actividades a estudiantes y se verifica que funcionen de manera eficaz durante el proceso de aprendizaje. 
  • Evaluación: Esta es una etapa que puede desarrollarse a lo largo de todo el proceso. El objetivo es verificar que se estén obteniendo los resultados esperados y corregir en tiempo real para optimizar el diseño instruccional. 

Cabe resaltar que el diseño instruccional está pensado para beneficiar tanto a los docentes en su proceso de enseñanza, como a los estudiantes durante su aprendizaje. Se ha usado en muchos procesos pedagógicos presenciales, pero en los últimos años ha tomado fuerza su aplicación en el entorno educativo virtual.

Definición de diseño instruccional según autores

Han pasado muchos años desde que se empezó a implementar el diseño instruccional para estructurar cursos y asignaturas, y durante esta época cobra relevancia. Aquí te contamos 3 aspectos importantes de los diseños instruccionales, en las voces de tres autores, reunidas en este artículo del diario El Nacional.

  • Jacques Delors: Este autor plantea que los diseños instruccionales son importantes en la medida en que la educación sea mucho más que transmitir información, y sea una forma de presentarles a los estudiantes el conocimiento de manera problemática.
  • C.L. Broderick: Broderick dice que en el diseño instruccional deben intervenir los principios generales de cualquier aprendizaje, pero que este debe impartirse de forma dinámica para que exista una mayor apropiación del conocimiento.

Fabio Chacón: Este autor determina que todo diseño instruccional deberá componerse de dos fases: una de carácter amplio, que será todo el proceso previo al diseño, y otra de carácter restringido que se centrará en las actividades y evaluaciones.

Enfoques comunes de los diseños instruccionales

Existen muchas formas de abordar un diseño instruccional, pero hay 4 teorías psicológicas que se han convertido en las más comunes a la hora de llevar a cabo un modelo de este tipo.

Cognitivismo

Esta es una teoría que se relaciona con la forma en la que la mente almacena e interpreta toda la información que memoriza. En términos pedagógicos, está pensada para las actividades, los ejercicios y asignaciones o los materiales que facilitan el aprendizaje de los estudiantes.

Conductismo

Como su nombre lo indica, se trata del estudio del comportamiento de las personas a través de estímulos experimentales. En el caso del diseño instruccional, se pueden crear cursos que estén divididos por unidades o bloques, y, de esta forma, buscar que el estudiante tenga una retroalimentación inmediata.

Construcción social del conocimiento

Lo que la teoría de la construcción social del conocimiento nos dice es que las reflexiones y los pensamientos personales empiezan a generar conocimiento en cuanto se vuelven parte de la discusión colectiva. Hoy en día existen muchas herramientas que permiten la socialización de las ideas, como lo son los chats, las videoconferencias, los foros, entre otros, las cuales les permiten a los estudiantes compartir ideas para construir un aprendizaje colaborativo.

Evaluación de los estudiantes

Las evaluaciones a los estudiantes son un pilar fundamental en todo el proceso. Se debe tener en cuenta las sugerencias de los estudiantes para mejorar, cada vez más, los recursos disponibles y la forma en la que el curso se comunica con ellos. Asimismo, es importante evaluar el impacto del proceso en los estudiantes para tener la oportunidad de mejorarlo a futuro.

Elementos del diseño instruccional

En este punto, es importante que tengas en cuenta que un diseño instruccional puede variar y no está estandarizado para todas las instituciones educativas, pues dependerá de las necesidades e intereses que se identifiquen en cada caso en particular. Sin embargo, aquí te contaremos 5 elementos del diseño instruccional que engloban, de manera general, los lineamientos del proceso.

1. Diagnóstico de las necesidades de las instituciones educativas

Las necesidades instruccionales generalmente se relacionan con el alumnado. Es importante hacer una radiografía del mismo para entender sus características, los conocimientos previamente adquiridos, las habilidades y la forma de aprender de cada uno de los estudiantes. De esta forma se puede obtener un diseño más personalizado.

2. Planteamiento de los objetivos

Aquí es necesario identificar cuál es la finalidad del diseño instruccional, es decir cuál es la intención y las aspiraciones que se tienen a futuro. Es importante que también se identifique una meta final, para saber hasta dónde se quiere llegar y poder encontrar la mejor forma de llegar hasta ahí.

3. Selección del contenido

Teniendo en cuenta las necesidades de los estudiantes y los objetivos de las instituciones educativas, ya se puede pensar en un diseño y desarrollo de contenidos personalizados, que vayan alineados con los propósitos que se tienen en mente, para poder lograr los resultados esperados.

4. Selección de las experiencias de aprendizaje

En este punto, y teniendo en cuenta todo lo anterior, es importante centrarnos en la forma en la que el estudiante se relaciona con su propio aprendizaje: entender qué le gusta, qué no le gusta, qué tipo de actividades y recursos pedagógicos funcionan mejor con su ritmo de aprendizaje, entre otros aspectos que ayuden a mejorar la experiencia.

5. Evaluación

Como ya lo mencionamos anteriormente, esta es una fase que puede desarrollarse durante todo el proceso. La evaluación puede ser continua, periódica, formativa o sumativa, y servirá para analizar el proceso de enseñanza y aprendizaje, y verificar hasta qué punto fueron logrados los objetivos.

Desarrollo de los cursos y seguimiento

Después de tener resuelto todo lo anterior, se deberá pensar en el desarrollo del curso. Para esto, es necesario saber que el primer paso será elaborar el curso en sí, y el segundo es procurar mantenerlo a través del tiempo gracias a las mejoras que hagamos del mismo mientras le hacemos seguimiento.

Desarrollo del curso

Aquí debemos identificar con cuáles materiales y recursos tecnológicos contamos y cuáles nos hacen falta para avanzar en la elaboración del curso. Esto nos servirá para tener una guía más exacta del tiempo y el dinero que debemos invertir en el proceso.

Con la ruta de producción definida, será más sencillo identificar los materiales que necesitamos, cuáles son los medios necesarios y cómo vamos a hacer uso de nuestros recursos tecnológicos, como LMS o sitios web.

Seguimiento del curso

La educación cambia constantemente. Desde recursos tecnológicos hasta materiales físicos, cada día contamos con nuevos contenidos y herramientas y la educación debe usarlos para mantenerse vigente. Es por eso que cualquier se debe hacer seguimiento a cualquier curso que se implemente para optimizarlo y lograr que se sostenga en el tiempo.

4 modelos de diseño instruccional que debes conocer

Como ya lo hemos mencionado, los diseños instruccionales cambian de acuerdo a los requerimientos de cada caso. Sin embargo, otro de los motivos por los que pueden haber diferencias es gracias a los modelos de diseño instruccional. 

Estas guías marcan la pauta del proceso y se relacionan directamente con las necesidades particulares de cada caso. A continuación, te contaremos 4 de los modelos de diseño instruccional más usados y conocidos en el mundo de la virtualización de contenidos. 

1.  Modelo de Gagne

Este es un modelo de aprendizaje que se enfoca en implementar teorías pedagógicas que se relacionan con el estímulo-respuesta, así como con el procesamiento de información. Este sistema tiene en cuenta 9 factores fundamentales para que exista un aprendizaje eficaz durante el proceso de enseñanza.

  • Estimular y motivar.
  • Brindar información sobre los resultados esperados.
  • Integrar los conocimientos y habilidades previas.
  • Ofrecer el material que se usará para el aprendizaje.
  • Estructurar y hacer seguimiento de las actividades.
  • Incentivar a encontrar respuestas.
  • Feedback del proceso.
  • Promover un aprendizaje generalizado.
  • Evaluación.

2. Modelo Jerrold Kemp

Este es un modelo sistemático de aprendizaje nació en 1985 y se basa en la teoría cognitivista. Su metodología se compone de un ciclo continuo de planificación, diseño, desarrollo y evaluación para garantizar mejores resultados en el aprendizaje. Algunos de los elementos que componen este modelo son:

  • Finalidad del proceso y metas.
  • Necesidades de los estudiantes.
  • Objetivos de aprendizaje. 
  • Identificación de contenidos.
  • Actividades y recursos.
  • Soportes y servicios de apoyo.
  • Valoración del proceso.

3. Modelo Dick y Carey

Al igual que el sistema de Gagne, este también está basado en la relación estímulo y respuesta. En este caso, el diseñador debe detectar las habilidades de cada estudiante para elaborar su diseño. Se trata de un modelo reduccionista que va a los pequeños componentes del conocimiento. Sus principales fases son: 

  • Identificar las metas del proceso.
  • Analizar el diseño.
  • Analizar las necesidades de los estudiantes.
  • Elaborar objetivos generales y específicos. 
  • Desarrollar la estrategia instruccional. 
  • Seleccionar los materiales y contenidos.
  • Diseñar y desarrollar la evaluación.
  • Revisar el proceso.

4. Modelo ADDIE

El modelo ADDIE es una guía que enlista los procesos que llevan a cabo los diseñadores y los desarrolladores para realizar un diseño instruccional. Su nombre es un acrónimo que se compone por 5 palabras que serán, también, las etapas de desarrollo. A continuación te contamos cuáles son sus etapas:

  • Análisis.
  • Diseño.
  • Desarrollo.
  • Implementación.
  • Evaluación.

En CognosOnline contamos con un equipo experto en desarrollo de contenidos virtuales, que podrá ayudar a tu institución educativa a digitalizar tanto cursos específicos, como carreras completas, de forma fácil, rápida y eficaz.