¿Te has preguntado alguna vez cuáles son las principales diferencias entre competencias, habilidades y capacidades? En este post te contaremos cuáles son sus significados para que sepas identificarlos con claridad.

Puede resultar un poco difícil distinguir a qué nos referimos cuando hablamos de alguno de estos términos, pero para los procesos de selección de cualquier empresa es fundamental conocer de qué se trata cada uno de ellos, y así encontrar al candidato ideal de acuerdo a las necesidades o requerimientos de determinado puesto dentro de la organización.

¿Qué es la capacidad?

Se puede definir las capacidades como el conjunto de aptitudes que tiene una persona para desempeñar cierta actividad. Como su nombre lo indica, se trata de una serie de cualidades que le permiten a una persona desenvolverse en determinado oficio o tarea. Es, en otras palabras, el potencial que tiene una persona para desempeñar una actividad gracias a su conocimiento.

Algunas de las capacidades más conocidas en el mercado laboral y que, sin duda alguna, son las más apetecidas dentro del mismo son:

  1. Trabajo en equipo
  2. Liderazgo
  3. Comunicación asertiva
  4. Resolución de conflictos
  5. Gestión de emociones

Sin embargo, hay que tener en cuenta que contar con determinadas capacidades no garantiza obtener determinado puesto o alcanzar los resultados esperados, pues no solo basta con tener los conocimientos sino con saber aplicarlos. En pocas palabras, se requiere de algo más que solo capacidades para ser la persona indicada en determinadas situaciones.

Capacidades, habilidades y competencias

Mejora las capacidades lingüísticas de tu equipo de trabajo

Descarga Brochure
Brochure Rosetta Stone

¿Qué son las habilidades?

Las habilidades van un paso más allá. Nuevamente se entienden como la serie de destrezas que tiene una persona para desarrollar determinada actividad, pero direccionadas a alcanzar un resultado en el proceso. Estas pueden ser de carácter personal, profesional o, incluso, físico. 

Las habilidades son el ejercicio de nuestras propias capacidades. Se puede decir, entonces, que las habilidades no solo son las destrezas primarias sino la capacidad de ponerlas en funcionamiento para alcanzar ciertos objetivos.

¿Qué es competencia?

Cuando hablamos de competencias ya entramos en una zona más concreta y específica. Las competencias son esos rasgos individuales de cada persona que la hacen única y competente, como su nombre lo indica, para desarrollar cualquier actividad que le sea asignada, y tener éxito en el proceso.

Por esa razón, no es suficiente tener las capacidades, sino que se requiere de las competencias para determinar si una persona tiene los conocimientos y destrezas necesarios para llevar a cabo cualquier tarea en su puesto de trabajo. Sin embargo, se necesitan de las capacidades para adquirir las competencias.

En este punto es importante distinguir que si bien desde las capacidades parte el desarrollo de las competencias, no todas las personas poseemos las mismas destrezas para todas las actividades, de ahí que algunos nos dediquemos a las ciencias sociales y otros a las ciencias exactas. Entender esto es importante para direccionar las actividades de manera correcta.

Una buena forma de mejorar las habilidades y competencias de tus colaboradores es desarrollando cursos virtuales que estén a la medida de tus necesidades y en CognosOnline tenemos al mejor equipo experto en diseño instruccional para crear el plan de capacitaciones de tus sueños.

¿En qué se diferencian las competencias de las habilidades?

Ahora bien. Ya sabemos que las capacidades son aquellos rasgos innatos que no necesariamente nos hacen expertos a la hora de desempeñar una labor. ¿Pero cómo podemos diferenciar, de forma efectiva, las competencias de las habilidades? A continuación te resolveremos la duda.

Habilidades y competencias

A diferencia de las capacidades que existen, las distinciones entre competencias y habilidades son mucho más minúsculas y es difícil notarlas a simple vista. Pero para entenderlo bien bastará saber que no se trata del “qué” sino del “cómo” se desarrolla una actividad o trabajo determinado. Es decir, la diferencia radica en la forma en la que se lleva a cabo una tarea. 

Cuando una persona se encarga de realizar una actividad con el único propósito de realizarla, estamos hablando de alguien que tiene habilidades para tal oficio. Sin embargo, cuando esta persona realiza la actividad pero pensando en cómo hacerla bien y cómo mejorar cada vez más, es considerada una persona competente, pues es capaz de no solo hacer una tarea sino de comprometerse a optimizarla.

Una persona con competencias desarrolladas sabrá jerarquizar su trabajo y darle la importancia que merece a cada una de las actividades que desempeña. De ahí, que muchas empresas no solo estén en búsqueda de personal con determinadas habilidades, sino que busquen consolidar una fuerza laboral que sea competente en diferentes campos del conocimiento.

Tipos de competencias

El mundo de las competencias no solo es variado sino que es amplio, y están destinadas a ser útiles en ciertos momentos y en actividades específicas. Si todavía no sabes los tipos de competencias que existen, a continuación te contaremos 5 de ellas que te servirán para tomar mejores decisiones en cualquier proceso de selección.

Competencias básicas

Las competencias básicas son aquellas que desarrolla cualquier individuo para poder interactuar con los demás y con su entorno. Destrezas como la empatía, la tolerancia y el respeto permitirán que cualquier persona se adapte sin ningún problema a todo tipo de contexto y entorno social.

Competencias generales

Las competencias generales, a pesar de estar muy ligadas a las competencias básicas, se relacionan de forma más directa con las destrezas que le permiten al individuo desenvolverse en entornos profesionales y laborales. Estás están guiadas por capacidades como la productividad, la creatividad, responsabilidad, y todas aquellas características fundamentales en cualquier equipo de trabajo.

Competencias específicas

A diferencia de las competencias generales, las competencias específicas son aquellas que son indispensables en áreas profesionales mucho más especializadas, y que garantizan un trabajo mucho más direccionado al cumplimiento de objetivos. En este punto ya hablamos de competencias relacionadas con el conocimiento previo, las habilidades comunicativas y de liderazgo, entre otras.

Competencias transversales

Las competencias transversales son aquellas que hacen que todo empleado desarrolle, de forma integral, todas sus actividades. Vale la pena aclarar que si bien estas son competencias que se miden principalmente en el ámbito laboral, pueden ser útiles también en cualquier otro contexto en el que la persona se desenvuelva, como el personal, académico, familiar, etc.

¿Qué utilidad tienen las competencias en las empresas?

Los departamentos de Recursos Humanos y, en general, las organizaciones, deben aprender a diferenciar estos tres conceptos para saber cuál es la verdadera apuesta corporativa y finalmente alcanzar los objetivos propuestos. A la hora de contratar personal es importante tener en cuenta su capacidad de adaptación y desarrollo profesional, y esto es algo que solo puede darse cuando se combinan estos tres elementos.

El equilibrio es la clave y animar a los empleados a prepararse mediante programas de upskilling y reskilling debe ser el día a día de las empresas. El futuro de la organización no depende solo de la preparación de sus empleados sino de los programas de capacitación que tiene una empresa.

Conoce los planes de capacitación que tenemos para tu fuerza laboral

Plan de capacitación en idiomas con Rosetta Stone

Con más de 25 años de experiencia, Rosetta Stone se ha posicionado como líder mundial en el aprendizaje de idiomas. Nuestra plataforma cuenta con una metodología que permite que el aprendizaje sea fácil, interactivo y eficiente, gracias a una serie de lecciones que permiten que los estudiantes desarrollen nuevas competencias lingüísticas con confianza.

Cursos virtuales a la medida de tus necesidades

CognosOnline desarrolla contenidos virtuales a la medida de tus requerimientos y en las temáticas que desees, mezclando elementos pedagógicos y lúdicos con interfaces gráficas avanzadas, que facilitan el proceso de aprendizaje. La metodología seleccionada para la impartición de los contenidos está basada en una estructura organizada de manera instruccional por nuestro equipo experto y en unidades de aprendizaje.