La enseñanza virtual es una tendencia que toma fuerza cada vez más dentro de la educación. Educar o enseñar, sabemos que es la actividad que supone la transmisión de información de una persona a otra. Bien, pues es el tipo de información y los modos de transmitir esa información que le dan un toque especial y, por decirlo de alguna forma, un apellido a la enseñanza.  A veces ese apellido es virtual, a veces es clásica o tradicional.

A nivel Latinoamérica, se destacan instituciones como el ITESM, la UNAM y la UR Virtual, entre otras. Estas universidades tienen en común un alcance nacional y, a través de la enseñanza virtual, una relación con otros países. En Colombia, por ejemplo, la enseñanza virtual está más relacionada con la historia de la educación a distancia de las personas que vivían lejos de los centros urbanos de educación. Así, la radio Sutatenza, a finales de los años 40, era el medio por el cual muchas personas del campo se educaban.

Con el tiempo ese modelo comenzó a usar las herramientas tecnológicas y más personas de diferentes contextos empezaron a sumarse a esta dinámica de aprendizaje. Pero no es hasta la entrada del segundo milenio, con la penetración de las computadoras e Internet en un mayor número de la población, que comienza la enseñanza virtual.

Ahora, cuando hablamos de metodologías nos referimos al “cómo” de la enseñanza y esto supone que pensemos la forma como aprende una persona o, mejor dicho, las formas, y también las maneras de enseñar.

Un consejo para los profesores online es cuidar de aspectos concretos que mencionamos y no intentar trasponer o trasladar las mismas prácticas del modelo de enseñanza clásico, a veces mal llamado antiguo, al modelo de enseñanza virtual. Mientras que, para los alumnos, además de la responsabilidad que supone el aprendizaje virtual, la participación e interacción con los profesores y otros compañeros siempre será productiva, porque te dará una idea de cómo van las cosas, de lo que piensan las personas y enriquecerá la forma como abordas el tema que estás estudiando y aprendiendo.

Ya sea como profesor, alumno, productor digital o simplemente alguien que está viendo en la enseñanza virtual una oportunidad o un riesgo, sea como sea es importante conocerla y discutir lo que supone para la educación. Creo que en eso aún estamos en los primeros pasos.

Ventajas

Si estás pensando en la educación virtual para transmitir alguna información, enseñar, trabajar y ganarte la vida, por ejemplo, capacitando a algún grupo sobre algún tema de interés, pero que por cuestiones de tiempo o distancia no puedes juntar a todo el mundo en un mismo espacio; todos pueden aprovechar la enseñanza online desde la innovación.  Este término está vinculado en la actualidad con el de tecnología, sus contextos se tocan y alimentan. La innovación es, según el diccionario, “mudar o alterar algo, introduciendo novedades” y en el caso de la enseñanza virtual la novedad vino por el lado de la tecnología.

Continuamos enseñando, pero ahora podemos prescindir de la tiza y usar en vez de eso el puntero del mouse, por ejemplo. En vez de utilizar guías y fotocopias impresas, utilizamos materiales en formatos doc o pdf, por ejemplo.

El uso de la tecnología en la educación virtual permitió que muchos estudiantes pudiesen, por ejemplo, tener acceso a contenidos sin tener que pagar grandes cantidades por un libro impreso o viajar hasta el lugar donde el material está físicamente disponible. Pueden ver las clases una y otra vez y aclarar las dudas volviendo sobre los puntos que no quedaron claros. Pueden hacerles preguntas a sus compañeros o ver las que ya fueron hechas anteriormente y aprender con ellas.

En resumen, la enseñanza virtual permite que personas de varias partes del mundo aprendan juntas, ya que elimina barreras geográficas. Los precios de la educación a distancia son más atractivos, es posible estudiar sin tener que invertir ríos de dinero. Estudiar por Internet le da más flexibilidad al alumno, que puede realizar las actividades a su propio ritmo, donde y cuando quiera.

El profesor también tiene más flexibilidad y puede transmitir la misma videoclase a miles de alumnos. Cualquier persona que tenga un conocimiento puede enseñarlo por Internet y generar dinero con sus clases.

Desventajas

Más que desventajas, inquietudes. Eso es lo que genera un modelo educativo con dos características constitutivas; este modelo de enseñanza virtual es nuevo y está en constante cambio. El modelo tradicional de clases supone un aula con un profesor y un o unos alumnos. Las relaciones e interacciones en este modelo son inmediatas y más expresas.

Por ejemplo, abordando el punto por el lado positivo, nos referimos a un alumno que hace una pregunta muy interesante y un profesor que decide responderla de una forma creativa, junta a todos los alumnos y les propone un trabajo en grupo. O aquella alumna que realiza una exposición sobre alguna investigación y le pide a sus compañeros que participen escribiendo alguna cosa.

Ya por el lado negativo, podemos listar episodios de irresponsabilidad en la entrega de una tarea, llegar retrasado, tener alguna discusión en el salón, etc., pero seguro que esos episodios nos vienen rápidamente a la memoria.

La inquietud surge cuando nos preguntamos, cómo mantener este tipo de interacción en el contexto virtual. El otro, sea un profesor o un compañero de clases, esa persona está, pero a la vez no está.

Usos de la enseñanza virtual

Las estadísticas muestran no solo el status actual de la enseñanza virtual, sino también sus tendencias para los próximos años. De hecho, se espera que el número total de estudiantes en contacto con la enseñanza virtual sea de casi 70 mil millones de dólares, más de tres veces el producto interno bruto de toda la unión europea.

Un dato interesante que resalta es el uso y penetración de la enseñanza virtual en el nivel universitario de posgrado.  Esto no es de sorprender, porque normalmente los estudiantes en esta etapa ya están dentro del campo laboral y trabajando varias horas por día en horarios fijos que no se ajustan a los horarios de clases en las universidades.

  • Hasta 2020 el e-learning habrá entrado en todas las ofertas de posgrado de alguna forma.
  • El mercado de enseñanza virtual crecerá de 7,6 % a 9,6 % por año hasta 2020, según.
  • En Asia, por ejemplo, la enseñanza virtual puede llegar a crecer un 18 %, principalmente en India y China.

En el caso de niveles universitarios de pregrado, normalmente es más común la enseñanza híbrida, donde los estudiantes pueden realizar algunas materias de forma virtual y otras de forma presencial. Incluso, hay materias que tienen una propuesta virtual con encuentros presenciales mensuales o trimestrales.

En el caso de la educación básica lo virtual entró como un eje de la educación y dependiendo del acceso a la tecnología e Internet, algunas escuelas proponen muchas de sus actividades y evaluaciones de manera virtual. Incluso a través de sistemas que permiten el seguimiento del aprendizaje por parte de los padres. De cualquier forma, es ya bien sabido que las generaciones más jóvenes están tan familiarizadas con la tecnología que ya es parte de la vida cotidiana y no tiene sentido dejar de aprovecharla en la educación.

La enseñanza virtual y los cursos online

Una tendencia que sale de la curva de estudios académicos es el creciente movimiento de ofertas de cursos libres online. Este tipo de cursos ofrece conocimientos ricos, la única diferencia es que algunos no ofrecen certificados reconocidos por Universidades. Pero cuando la idea es aprender un conocimiento que tal vez da problemas en el ámbito universitario, profesional, cotidiano, social o hasta espiritual, por qué no hacer un curso que nos permita adquirir, crecer y mejorar nuestras habilidades.

Una persona que durante sus cursos de ingeniería tenía problemas con la materia de cálculo y las clases en la universidad no la estaban ayudando a entender. Necesitó un curso online para ayudarle a entender y lo mejor, el curso online lo podía ver y ver nuevamente hasta entender lo que quería.

Otras personas quieren aprender a cocinar, bailar, hacer dulces, abrir un negocio, administrar su dinero, escribir, son innumerables los nichos de interés. De hecho, si tú tienes algún conocimiento que quieras compartir, ¿por qué no te animas a crear tu propio curso online?

 

Es importante pensar, cuando estamos considerando las plataformas de enseñanza virtual, qué características proporcionan, por ejemplo la posibilidad de personalización, flexibilidad, seguridad y privacidad, además de permitir la realización de evaluaciones online, como las que ofrece CognosOnline como Blackboard Open LMS, NetDimensions o Symplicity. Estas te ofrecen todo eso y muchas otras cosas que pueden facilitar la enseñanza y el aprendizaje online.

¡Contáctanos!

¡CognosOnline expertos en e-learning en Latinoamérica!