La empleabilidad es un tema que preocupa tanto a empleadores e instituciones educativas como a los futuros empleados (egresados). Esta característica —que más bien debería ser fomentada como una habilidad desarrollable, igual de importante que alcanzar un título universitario, un posgrado o el dominio de un idioma— es pieza fundamental a evaluar dentro del mundo laboral al elegir al candidato idóneo.

En este contexto, las instituciones educativas desarrollan estrategias para satisfacer las necesidades del empleador y del estudiante, con la finalidad de que la primera incursión en el mundo laboral sea satisfactoria. Aquí surge una interrogante: ¿cuáles son las razones por las que estas iniciativas no están funcionando? A continuación las enlistamos:

1. Falta de desarrollo e implementación en TI.
2. Ausencia de personal capacitado en redes digitales, dando como resultado ineficiencia y lentitud en los procesos.
3. Carencia de un objetivo orientado a la empleabilidad.
4. El proceso de formación educativa con enfoque práctico se integra al egreso del alumno, no desde su admisión.
5. Mínimo fomento del vínculo exalumno-alumno para propiciar la compartición de experiencia/actualización.
6. Nula colaboración entre los actores del mundo laboral y los formadores de profesionistas.
7. Falta de seguimiento a la inclusión laboral de los nuevos profesionistas (no hay retroalimentación ni medición de resultados o estadísticas para fortalecer, modificar o mantener las iniciativas de empleabilidad universitaria).

Aún queda un largo camino por avanzar en cuestión de empleabilidad. Sin embargo, se han sentado las bases y los resultados solo se definirán con exactitud en la implementación y en el seguimiento.

Integra indicadores precisos para ajustar tu estrategia de empleabilidad y tener el índice de inserción laboral que busca la institución. Conoce tu mejor opción de la mano de nuestros expertos.

Quiero saber más