A diario te preguntas ¿Cómo aprender un idioma rápido? Bueno, pues debes tener en cuenta que necesitarás poner de tu parte para sacarle provecho al proceso.

Aquí te damos algunos consejos que debes seguir para optimizar tu tiempo de estudio y puedas aprender un idioma de forma rápida y sencilla.

¿Por qué es importante estudiar un idioma?

Lo que nos demuestra el mundo actual, es que ya no basta con saber nuestra lengua materna. Sea en el campo profesional o en el ámbito personal, aprender un nuevo idioma puede abrirnos muchas puertas, lo que incrementa nuestras posibilidades en términos laborales, turísticos y académicos.

Cuando aprendes otro idioma, incorporas a tu vida nuevas capacidades que te serán útiles para enfrentar los desafíos diarios. Además de eso, te ayudará a ejercitar tu mente, a conocer nuevas culturas y a mejorar tu motivación para conseguir tus objetivos y perseguir nuevas metas.

Tantos son los beneficios que queremos darte estos 6 consejos que leerás a continuación, para que sepas cómo estudiar un idioma nuevo y, así, acelerar tu proceso de aprendizaje.

1. Pierde el miedo a hablar en público

Antes de poner en práctica algún otro consejo, empieza por quitarte de encima la pena. No importa que te equivoques cuando lo intentes, es un nuevo aprendizaje que estás adquiriendo y es normal no saberlo todo.

Ten en cuenta que la interacción con los otros es lo que, a la larga, incrementará tus posibilidades de hablar fluidamente en otro idioma.

2. Sé disciplinado

Que no te pase lo que a muchos cuando empiezan a estudiar un nuevo idioma: empiezan motivados y terminan por bajarse del tren. Trata de mantener el entusiasmo del inicio durante todo tu proceso.

Sabemos que puede ser tedioso tener que cumplir tanto con las tareas del trabajo como con las del estudio, pero concéntrate en tus capacidades y en aquello que te motivó a empezar a estudiar.

No te frustres si el proceso va lento, ¡dale tiempo al tiempo! No hace falta que aprendas de un día para el otro, lo importante es que aprendas bien.

Por último, no dejes que lo aprendido se quede en las clases, ¡vuélvete autodidacta! Busca maneras creativas de convivir con el idioma a diario: escucha podcasts, lee artículos o libros, mira películas, etc.

Verás cómo esto acelerará tu proceso y evitará que te canses de aprender.

3. Busca otros métodos de aprendizaje

Este tip va muy de la mano con el anterior. La constancia no solo depende de la repetición, sino de que no te canses de repetir lo mismo hasta aprenderlo.

Aprender dependerá de qué tanta concentración tengas, y para eso es necesario variar de metodología para evitar que el proceso se convierta en algo monótono.

Busca nuevas maneras de practicar el lenguaje. Intenta escribir, cantar, hablar con alguien o contigo mismo o jugar algún juego que esté en el idioma que estás aprendiendo. Las posibilidades son muchas, ¡no te limites!

4. Habla y resuelve tus dudas

¿Recuerdas que te dijimos que lo primero es perder el miedo a hablar? ¡Aquí lo pondrás en práctica! Busca siempre momentos en el día en los que puedas hablar con alguien en el idioma que aprendes o, incluso, conversar contigo mismo.

Y, de ser necesario, pregunta todo aquello que no entiendas. Nada mejor para aprender que tener claridad sobre lo aprendido.

La comunicación es, probablemente, una de las facultades más importantes del ser humano y no es la excepción a la hora de aprender un nuevo idioma. ¡Sácale provecho!

5. Sé creativo con tus listas de vocabulario

Una de las mejores maneras de consolidar el conocimiento es tomando apuntes. No es suficiente la repetición para memorizar los conceptos.

Si, por el contrario, no solo repites sino que tomas nota, estás aprendiendo de dos maneras distintas y es más probable que lo que aprendes se quede contigo para toda la vida.

Sin embargo, es importante que sepas usar todos esos apuntes que tomas, pues de nada sirve si se quedan en una libreta que pasará al olvido.

Algo que puedes hacer con el vocabulario es anotar al frente de cada palabra su traducción, su significado, y una oración en la que puedas poner en contexto tal palabra.

Con esto ejercitas tu cerebro y lo acostumbras a una nueva actividad con la que irás incorporando el conocimiento.

6. Evita interactuar con personas que hablen tu idioma

Sabemos que esto es difícil de llevar a la práctica, pues estamos rodeados de personas que hablan nuestro idioma. Además, es bastante tentador poder hablar en nuestra lengua materna.

Pero hay que resistirse un poco a las condiciones dadas y buscar maneras de evitar esas conversaciones lo más que puedas.

Hay plataformas o, incluso, grupos de personas que se reúnen a hablar en determinado idioma. No pierdas la oportunidad de unirte a ellos y poner a prueba lo aprendido.

En CognosOnline tenemos un programa en idiomas que se ajusta a tus necesidades. Conócelo y transforma tu vida laboral y personal.